Todo consumo es político: La elaboración de harina de maíz agroecólogico

Con el objetivo de empezar a repensar nuestras prácticas cotidianas, retomamos las conversaciones con la Red De Comercio Justo del Litoral. Hablaremos sobre otras formas de construir economía, desde la elaboración de productos amigables con las relaciones sociales y la naturaleza. En esta primera entrega, Martín Montiel, integrante de la Red y productor de harina integral de maíz agroecológico nos comentó los detalles de dicho producto.

Antes de comenzar con la descripción de su producto, Montiel nos habló sobre la La Red de Comercio Justo del Litoral: «Es una organización de muchos años que propicia el intercambio de productos entre organizaciones sociales. Ese intercambio se realiza entre producciones sin explotación de mano de obra, sin reventas, sin agrotóxicos, entre otras cosas. El objetivo es reveer los modos en los que cuidamos y vivimos en la naturaleza, desde la construcción de una economía solidaria y horizontal». «Es una forma de consumo desde una forma saludable de relacionarnos con los otros y el entorno»

Producción, distribución y consumo, repite Montiel, como patas claves en la lucha de la soberanía alimentaria. Pero no se puede, sostiene, sin información y sin el compromiso de garantizar que ese producto realizado bajo otras lógicas, llegue a las oídos y a las mesas de la población en general.

Agrega: «Las organizaciones sociales de campo adentro, son las mejores guardianas del equilibrio que tenemos que mantener entre la manera de producir y la manera de cuidar a la naturaleza. La Red se vincula con esas organizaciones, como la que produce en San Pedro, Misiones, el maíz agroecológico que en nuestra provincia se transforma en harina».

Las viejas nuevas prácticas: Martín insiste en describir al maíz como al alimento milenario que en nuestro continente supo ser la clave fundamental de la alimentación. «También debemos lugar por reivindicar y cuidar esa cultura para que no se pierda», sostiene. «Es fundamental mantener la historia de esas semillas tan milenarias cuidadas en cada uno de estos nichos productivos ubicados fuera de las ciudades en todo el país. Desde nuestro lugar, lo que podemos hacer, es modificar las lógicas de consumo para así, seguir garantizando la existencia de estas familias de campesinos que reproducen ese saber cultural e histórico».

En ese sentido, Montiel nos comentó los detalles de la producción de harina de maíz: «El maíz fue deteriorado, sobretodo por el capitalismo de las últimas décadas que fue destruyendo las variedades de un maíz sano y como lo conocíamos. Solamente lo encontramos en este tipo de nichos productivos y por eso son tan importantes».

Agrega que: «A este maíz que nos llega desde Misiones, no sólo podemos utilizarlo para hacer harina, sino que hay muchas maneras de incorporarlo a nuestra alimentación. Nosotros desde la Red de comercio justo, en la Granja «Las Carolinas», lo que hacemos es molerlo para transformarlo en esa harina integral, constituida por el maíz en su totalidad, sin separar sus componentes como hacen en las industrias».

A esta harina integral de maíz agroecológico podes conseguirla en el Almacén de las Tres Ecologías, abierto los domingos por la tarde en Presidente Roca y el Rio y en la sede del Mercado Solidario en Santiago 989 de la ciudad de Rosario.

Como conclusión, nos invita a reflexionar sobre nuestras formas de consumo, donde compramos y que llevamos a nuestras mesas. Alimentarnos con conciencia tiene que ser parte también de la lucha como un primer paso para alcanzar la tan nombrada «soberanía alimentaria».